Acidez gástrica: cómo remediarla con limón

No porque el limón sea ácido al gusto lo es también para el estómago, ni hay por tanto que evitarlo cuando se padece acidez gástrica. Al contrario, el limón protege la mucosa del estómago y estimula la acción del hígado y del páncreas. De esta forma ayuda a reducir las úlceras y los problemas de ardor de estómago.

En caso de padecer acidez gástrica, es recomendable beber una infusión de limón y de manzanilla al final de cada comida. Para preparar 1 litro de infusión, echa 2 limones cortados en rodajas, corteza incluida, y 40 gramos de manzanilla desecada en 1 litro de agua hirviendo. Deja reposar la mezcla entre 15 y 20 minutos antes de colarla. Para endulzarla, recordamos que la miel de acacia también contribuye a mejorar la digestión por lo que es la opción ideal.

Notar ardor de estómago después de haber consumido un limón es síntoma de una alimentación demasiado rica en féculas (pasta, pan blanco, arroz blanco), azúcares y alcohol.

dolor estomago

 

 

Cristina, 37 años “Mi limón protector”

“Llevaba años sufriendo acidez gástrica. Me dolía el estómago constantemente, y ninguno de los múltiples médicos a los que consulté encontraba solución a mi problema. Todos atribuían mis dolores de estómago al estrés y al nerviosismo, y me prescribían una cantidad incalculable de diversos antiácidos sin el menor resultado. hasta que finalmente, gracias a una amiga, descubrí mi remedio milagroso: ella me recomendó que bebiera el zumo de medio limón antes de cada comida, mañana, mediodía y noche. Parece increíble, pero desde que opté por el limón no he vuelto a tener ningun problema digestivo, es un aténtico protector del estómago”.

Manuel, 28 años “Mi limón anticatarro”

“Yo suelo tomar una una infusión de limón las tardes de invierno, cuando vuelvo del trabajo.

Solo por placer. Me relaja. Y me he dado cuenta de que, gracias a eso, ya no me pongo enfermo sistemáticamente en invierno, a pesar de mi tendencia a los catarros”.