Crema de limón, una receta sencilla

La crema de limón o lemon curd es una receta típica inglesa que es muy popular en repostería por la facilidad de su elaboración, su delicioso sabor y su versatilidad. Podemos usarla para hacer tartas, bizcochos, brazos de gitano, galletas…

¡Vamos a ello!

Necesitarás:

  • 4 limones
  • 4 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • 60 gr de mantequilla

crema-de-limon

Lava bien los limones y, con ayuda de un rallador, ralla la piel de dos de ellos. Según el tamaño de los limones puedes necesitar la piel de tres de ellos en lugar de dos, lo importante es que obtengas la suficiente piel como para llenar una cuchara. Intenta no rallar la parte blanca de debajo de la piel, llamada albedo. A continuación exprímelos y cuela su zumo para evitar que algo de pulpa quede como residuo. Si tienes una licuadora puedes usarla para moler el azúcar y convertirlo en azúcar glass. Si no, no pasa nada, tu crema de limón estará igual de buena.
Prepara un cuenco para introducirlo en una olla o cazo al baño maría. Lo ideal es que sea metálico pero también podemos usar uno de cerámica o vidrio. En el cuenco debemos mezclar (usando un tenedor o unas varillas de repostería) los huevos, el zumo de los limones, la piel y el azúcar. Introducimos el cuenco en el baño maría pero a fuego suave. Lo que tardará en cuajar depende del cuenco y la temperatura a la que esté el agua, pero lo normal es que sea entre unos 7-14 minutos. Una vez espese la retiramos del fuego y la colamos por si hubiese algún grumo o residuo.
Por último añadimos la mantequilla y removemos con ayuda de una espátula de goma o una cuchara. Las cantidades que hemos puesto son orientativas, sobre todo las del azúcar y la mantequilla. Por supuesto existe quien para la misma cantidad de limones y huevos usa más azúcar y también quien usa menos. Cuando hayas hecho la crema de limón un par de veces, tú mismo aprenderás qué combinación de cantidades es la ideal para ti.

¡A disfrutar!